La Actitud lo es Todo

 

La actitud lo es todo.

Un viejo criaba caballos para vivir. Un día, uno de sus preciados caballos se escapó. Al enterarse de su desgracia, un vecino vino a consolarlo. El anciano respondió: “Puede ser bueno, puede ser malo, quién sabe”. Una semana más tarde, su caballo regresó… con otro hermoso caballo. Esta vez, el vecino volvió para felicitar al viejo por su gran fortuna. De nuevo, el viejo respondió “Puede ser bueno, puede ser malo, quién sabe”. Al día siguiente, su hijo salió a dar un paseo en el nuevo caballo. El caballo salvaje arrojó al chico, rompiéndole la pierna en el proceso. El vecino vino una vez más, esta vez para dar su pésame. Y una vez más, el viejo respondió: “Puede ser bueno, puede ser malo, quién sabe”. Semanas más tarde, el ejército del Emperador llegó a la aldea para reclutar a todos los jóvenes para luchar en la guerra. El hijo del viejo no pudo ir a la guerra, y se salvó de una muerte segura.

Es una gran historia, con lecciones. Como el viejo, todos estamos en un camino con muchos giros y vueltas diferentes. Es la forma en que manejamos cada situación lo que determinará nuestros niveles de alegría y satisfacción en la vida.

Pasarán cosas negativas: Es parte de la experiencia humana. ¿Somos capaces de aceptar, aprender y crecer? Si seguimos el ejemplo del anciano, la elección es totalmente nuestra.

Lo que controlamos

Stephen R. Covey, en su famoso libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, explica el concepto del “Círculo de preocupación” vs. el “Círculo de influencia”.

La preocupación es una parte inevitable de la experiencia humana: A lo largo de nuestras vidas, nos enfrentamos constantemente a nuevas cosas que pueden causar preocupación. A lo que se reduce es a la capacidad de cribar el ruido y entender en cuál de esos elementos que nos preocupan también podemos influir. Dedicar tiempo a los elementos que podemos afectar directamente -aquellos que están totalmente bajo nuestro control- marcará la diferencia entre un resultado exitoso y una situación frustrante.

Ahí es donde ocurre la magia.

Centrarse en lo que puede influir es un modelo mental basado en alejarse de la emoción de la situación. Cuando un obstáculo se interponga en tu camino, pregúntate a ti mismo: ¿Sobre qué tengo control? ¿Qué actitud puedo elegir que me lleve a una solución positiva?

Si no puedes influir en una parte del problema, es hora de seguir adelante: La aceptación puede ser tu única opción.

Aceptar un problema, aunque en la superficie pueda parecer una derrota, es todo lo contrario: La aceptación es otra opción que está completamente en nuestras manos.

De nuevo, estamos en el poder. Cuando identificamos dónde reside nuestro poder, es una experiencia liberadora. Es similar a concentrarse en sus fortalezas en lugar de detenerse en sus debilidades. Saber y comprender dónde reside tu poder es una gran parte para superar cualquier lucha.

 

man reaching hands up high taken at daytime

 

 

El fin de una era

Esta semana mi hijo se graduó en sexto grado. En Canadá, ese es el final de sus años de escuela primaria. El virus obligó a las escuelas de todo el país a cancelar el final del año escolar. Junto con la eliminación de clases vinieron cancelaciones de fiestas y ceremonias de graduación en todas partes.

Mi esposa y yo nos sentimos tristes, tuvimos una mala actitud. Mi hijo no volvería a ver a la mayoría de sus amigos. Asistirá a una nueva escuela secundaria. Es el único estudiante de todo su grado que asiste a esta escuela.

man in gray jacket and red knit cap

 

En lugar de enfurruñarse por las consecuencias que se le escapan de las manos, mi hijo ayudó a su maestro a reunir fotos de sus compañeros y a hacer un álbum como recuerdo. Su increíble maestra también visitó a todos los estudiantes en casa para traerles un regalo de graduación y expresarles su aprecio como sus estudiantes. Y un grupo de padres organizó una fiesta en un parque, con medidas de distanciamiento social apropiadas, por supuesto, dando a todos los estudiantes y amigos la oportunidad de celebrar por última vez.

Tomaron una situación difícil y la aprovecharon al máximo, la actitud lo es todo. Estoy seguro de que mi hijo recordará este año por las razones correctas ahora: Convirtió un obstáculo en una oportunidad. Tomó la decisión de inclinarse hacia la aceptación y en esa decisión, se dio cuenta de cuán grande es su poder.

Andorra Services

Andorra Services

Su solución integral en Andorra

Open chat